Julio Miguel Baeza Andreu. Concejal de Turismo, Juventud y Deporte.
 

Vencer la pandemia sin vender la democracia

 
Sábado 9 de mayo de 2020 0 comentarios
 

Ayer noche vimos con asombro cómo el Ministro Illa anunciaba, una vez más, a última hora y cambiando el criterio anunciado, que la desescalada no se iba a producir por provincias.

Este anuncio hizo que muchas ciudades, entre las que se encuentra Santa Pola, se enteraran, por sorpresa, que no iban a pasar a la ya famosa fase 1.

Sin embargo, seguimos sin conocer los criterios por los que se nos deniega el cambio de fase.

No se trata de una cuestión política, pues hemos podido ver cómo el alcalde de Elche, cómo la consellera de sanidad y cómo el presidente de la comunitat se quedaban del mismo modo impactados, contrariados e incrédulos ante el anuncio.

¿Habremos hecho los ciudadanos cosas mal?

¿Ha subido el número de contagiados? No lo sabemos, pues no nos lo cuentan.

¿Es cierto que no hemos pasado de fase porque ahora depende de los datos y criterios de los distintos departamentos sanitarios? Tampoco nos lo dicen y lo quisiéramos saber.

Hoy el Presidente Sánchez aparece y pide prudencia y cautela a la ciudadanía y a los presidentes autonómicos y, además, dice que no va a entrar a polemizar con ninguno de ellos y vuelve a pedir, una vez más, unidad a la ciudadanía y unidad a la oposición.

Nadie, está en contra de todo eso. Todos somos conscientes de que debemos estar unidos, trabajar en equipo y arrimar el hombro pero, para ello, debe haber una gestión transparente, dar los datos e informaciones correctas a los ciudadanos y dejar de mentir tanto.

Y digo mentir, no por despotricar a nadie, si no porque han demostrado que lo que hoy nos dicen que es blanco, mañana es negro o quizás azul, rojo o violeta. Depende de cómo soplen los vientos de crítica. Sí, esa crítica que también empieza a prohibirse y censurarse por mucho que otros traten de defender lo indefendible. Y tampoco invento lo de la censura, lo dicen los más de 400 periodistas que así lo manifestaron.

¿Por qué se crea una expectativa a la ciudadanía que luego no se cumple?

¿Por qué hacen a la gente volver a invertir para reaperturar sus negocios si a última hora les dicen que no van a poder abrir?

¿No saben que muchos negocios llevan más de dos meses sin poder trabajar, recibiendo cero ingresos y pagando impuestos para que ahora, encima, les hagan gastar más dinero y les digan que aún no pueden abrir?

Nos dicen que hay un comité de expertos trabajando y tomando las decisiones. Sin embargo, no nos dicen la identidad de estos expertos.

¿Por qué nos niegan la identidad de los expertos?

¿Por qué no podemos conocer a las personas que van a tomar las decisiones más importantes que van a afectar a nuestra salud, a nuestra economía y a nuestras vidas?

¿Hay algo de ese comité que no interesa que se sepa?

A la gente le da confianza estar en las mejores manos, que nos atienda el mejor médico, el mejor abogado y el mejor prefesional. Entonces, no entendemos por qué el Gobierno nos oculta quiénes van a tomar las decisiones más importantes de nuestra vida.

Quizá, la ocultación de datos, la opacidad y la falta de transparencia se hayan convertido en el nuevo progreso, en la nueva transparencia y en la nueva democracia.

Quizá nos están dando paso al comienzo de esa "nueva normalidad". Una nueva normalidad caracterizada por la restricción de libertades, la manipulación de datos e informaciones, la censura y el chantaje.

O, quizá, tal vez, esto sea una incoherencia por mi parte y resulta que soy un intolerante, un desleal y un difusor de bulos.

A propósito de los bulos, también, quizás, si este Gobierno fuera más transparente en su gestión, más transparente en los datos y más transparente en las informaciones, dichos bulos no se producirían o caerían por su propio peso.

Estamos en una de las peores crisis de nuestra historia reciente. La gente, donde me incluyo, estamos hartos de la demagogia política. Queremos salir adelante. Queremos que se proteja la salud, el trabajo y la vida de las personas. Queremos arrimar el hombro y avanzar como país todos a una pero, para ello, es necesario transparencia, coherencia, voluntad y democracia. De lo contrario, unos seguirán pensando que lo hacen todo perfecto, otros seguiremos pensando que no y otros muchos seguirán pasándolo muy mal.

Hemos cambiado la forma de ver y entender nuestra vida, cambiemos también la forma de ver, entender y practicar la política.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 
 

 

CARTAS AL DIRECTOR

Es una vergüenza
Elvira Castro Plaza 6 de marzo
OCTUBRE, MES DE LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER DE MAMA
AECC SANTA POLA 8 de noviembre de 2019
¡URGENTE! PLAYAS LIMPIAS, OCÉANOS LIMPIOS
Miguel Ángel Bermúdez Gómez 8 de noviembre de 2019
PACO CONEJERO, POR FIN!!!
Batiste 14 de agosto de 2019
RESONETO DE LA 14ª CENA DE LA LUNA LLENA
Manuel Arroyo Martín 14 de agosto de 2019

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.