Bernardino Gago Pérez
 

CORRECCIÓN EN EL HABLAR Y ESCRIBIR

 
Viernes 7 de agosto de 2015 0 comentarios
 

Procedo de un pueblo, abierto en la meseta castellana a los nuevos aires industriales y agrícolas que atraen a numerosos ciudadanos con el consiguiente incremento en su censo. Tiene un enjundioso nombre que no viene al caso, pero que de un tiempo a esta parte ha sido, sigue y seguirá reemplazado por otro desconocido en libros históricos y geográficos, mapas regionales y nacionales, pero sí escrito profusamente por falsos historiadores y cronistas que no han pisado una Facultad universitaria en su vida, a la vez que por periodistas no titulados en gacetillas locales y otros plumillas similares en algún medio provincial. De este nuevo topónimo, sacado de viejas historias totalmente irreales por iluminados eruditos decimonónicos, se ha extendido entre nativos y foráneos un adjetivo, cual es coyantino, que inunda igualmente el medio escrito y prolíficamente el habla de propios y extraños y que, según los sabidillos es debido a que suena bien, por su eufonía.
Con esta somera introducción, voy al caso de Santa Pola y su derivado adjetival santapolero.
La lengua castellana, española, posee unos matices especiales en cuanto a la posición del adjetivo, bien delante del nombre, bien detrás, cosa que no ocurre en el inglés, en el que va siempre antepuesto al sustantivo: good children. Casa paterna especifica una cualidad diferenciadora del sustantivo, de donde reciben tales expresiones el nombre de especificativas entre un conjunto. En este caso, equivalen a la expresión, complemento del nombre o determinativo por su matiz diferenciador: casa de los padres. En cambio, la blanca nieve no especifica sino explica la cualidad inherente a la sustancia, de donde recibe la denominación de adjetivo explicativo.
Cuando en nuestras conversaciones o escritos, queda matizado, bien por el título o por el tema tratado, la referencia del lugar en se suceden las secuencias, no es necesario el uso y menos el abuso de estos adjetivos especificativos pues de antemano ya queda determinado por el contexto. Si hablamos, si escribimos de Santa Pola, es innecesario especificar tales aposiciones adjetivales o complementarias pues no deja de ser una redundancia que conlleva una monotonía secuencial que no deja de pecar de cursilería. Si la referencia sustantiva es Santa Pola, al citar a su alcaldesa, pongo por caso, no procede decir: explicaba la alcaldesa de Santa Pola, si ya previamente figura en el Encabezado de la crónica o noticia, pues es obvio que no va a ser la de Guardamar. Si citamos el ayuntamiento, sobra en consecuencia el añadido de Santa Pola o santapolero.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

DEMOCRATIZAR LA CALLE. PLAN DE HUMANIZACIÓN.
Pepe Martínez Fuentes. Jefe de proyectos internacionales para los Ferrocarriles Alemanes 19 de enero
UN RECUERDO PÓSTUMO AL MÚSICO ANTONIO ESPINOSA BONMATÍ
Emiliano García Alcázar - Crítico e investigador musical 12 de enero
¿Viven bien los españoles?
Pedro Morante Gutiérrez 15 de diciembre de 2017
Agradecimiento de Cáritas Santa Pola
Cáritas Parroquia Santa Pola 15 de diciembre de 2017
Playas en Santa Pola
Miguel Ángel Gómez 1ro de diciembre de 2017

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.