Manuel Arroyo Martín
 

Barcelona-Düsseldorf sin retorno

 
Jueves 2 de abril de 2015 0 comentarios
 

La vida y la muerte tras una puerta y dos clases de desesperación; de una parte futuro e ilusión, de otra una enferma mente casi muerta.
Ya nunca pudo nadie verla abierta porque Andreas con determinación mató a los pasajeros del avión de una forma que duele y desconcierta.
No es posible expresar tanto dolor ni hacer nada que pueda mitigarlo, salvo enfrentar el duelo con valor.
Solo una enfermedad puede explicarlo pero eligió egoísmo en vez de amor, que es lo que hubiera podido evitarlo.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

Despilfarro de agua
Miguel Ángel Bermúdez 15 de septiembre
PROFES DE RELI UNIDOS
Profesores de Religión de la Provincia de Alicante 15 de septiembre
LAS DOS, LAS TRES
Bernardino Gago Pérez 11 de septiembre
LAS VÍCTIMAS SON NECESARIAS
Pedro Morante Gutiérrez 11 de septiembre
IN MEMORIAM
Vicente Luis Valero 1ro de septiembre

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.