SOLIDARIDAD
 

La ONG Guaguacuna busca ayuda para atender las necesidades vitales de niños de Ecuador

 
Viernes 1ro de diciembre de 2017 0 comentarios
 

Guaguacuna significa ‘niños’ en quechua, la lengua indígena de Ecuador. Hasta allí se desplazó Aída Crespo Espinós en 1999, concretamente hasta la zona andina de Otavalo. Al ver lo que se encontró, primero abrió una guardería para niños de 0-3 años, después una cocina, después un comedor y más tarde, una escuela. La pequeña ONG que puso en marcha iba ampliando servicios a media que crecían las necesidades de una población que sobrevive en situación de pobreza extrema.
Desde sus inicios, Guaguacuna contó con una sede en San Vicent del Raspeig, aunque siempre ha estado vinculada a Santa Pola a través de varios socios, que forman parte del círculo próximo de amigos de Aída Crespo.En agosto de 2016 se abrió la sede de la ONG en Santa Pola, en la calle Sacramento, esquina con Alejo Bonmatí, cuya delegada es Úrsula Orts. Allí funciona los miércoles y viernes, de 10.30 a 13.30, y de 17.30 a 20.00 horas, y los sábados, de 17.30 a 20.00 horas un rastrillo solidario repleto de libros, juguetes, decoración o material de manualidades y pintura. Hasta Guaguacuna llegan muchas donaciones, en menor o peor estado, que se valoran, se clasifican y se ponen la venta, siempre a precios muy asequibles. La ventaja es que todo lo que se obtiene, se manda a Ecuador. “Somos una ONG que trabajamos sn intermediarios. Lo recaudado llega de forma directa a los niños”, asegura Úrsula Orts.
Entre los proyectos más activos en los que esta aplicada Guaguacuna está una guardería en Mojandita, un Centro de Niños Discapacitados que se uso en marcha con la colaboración de Sepla Ayuda “donde se realiza una labor magnifica y del que están muy orgullosos”, y un Centro de Huérfanos con VIH. Precisamente, hace unas semanas llegó a España un niño que, para vivir, necesitaba un transplante de riñón. El Sindicato de Pilotos Sepla pagó los billetes, se le hizo la operación y ahora vive en San Vicente, en casa de Aida Crespo, y va a diario a diálisis.
Guaguacuna recibe ayudas de la Generalitat, de la Diputación e Alicante, del Ayuntamiento de San Vicente. Ahora está en conversaciones con el Ayuntamiento de Santa Pola para presentar un proyecto en materia de solidaridad internacional cuando lance esta línea de ayudas. La necesidad más perentoria de la ONG son unas casitas de 36 metros cuadrados, con un costo de 7.600 euros por vivienda, donde puede vivir una familia afectada por el terremoto que asoló una zona de Ecuador hace unos meses.
El pasado mes de agosto, Guaguacuna organizó un festival solidario, por el que “estamos muy agradecidos a los patrocinares y comercios colaboradores de Santa Pola. Se abrieron la mayoría de las puertas, pero falto más afluencia de gente”, explica Úrsula Orts. También participaron en la feria de artesanía que se montó en las casetas del Paseo Adolfo Suárez , y si se organiza Feria de Navidad, cuenta Orts, “nos gustaría poner un stand u organizar un taller de pintura para niños que nos ayude a seguir consiguiendo recursos para los niños ecuatorianos”.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

¿Viven bien los españoles?
Pedro Morante Gutiérrez 15 de diciembre
Agradecimiento de Cáritas Santa Pola
Cáritas Parroquia Santa Pola 15 de diciembre
Playas en Santa Pola
Miguel Ángel Gómez 1ro de diciembre
Servicios bancarios, cada vez menos
Miguel Ángel Bermúdez 1ro de diciembre
Supresión de estacionamientos para discapacitados
Virgilio Gómez Arjona 17 de noviembre

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.