PATRIMONIO Y CULTURA
 

El yacimiento arqueológico La Picola va a ser declarado Bien de Interés Cultural

 
Jueves 19 de noviembre de 2020 0 comentarios
 

Al Ayuntamiento de Santa Pola le han concedido su solicitud para declarar Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de zona arqueológica el yacimiento de La Picola, que está situado entre el cementerio y parking de Viguetas donde se coloca el mercadillo por un lado, el estadio Manolo Maciá y varios edificios por el otro lado, y el polideportivo Pereira y la carretera de Elche por arriba.

La declaración de Bien de Interés Cultural, es la distinción máxima que se otorga a un bien a nivel nacional, ha pasado de BRL (Bien de Relevancia Local) a una categoría superior dentro del Patrimonio Cultural, ahora se le ofrece un trato especial y se establecen automáticamente una serie de medidas encaminadas a proteger dicho Bien y conservarlo.

El yacimiento arqueológico de La Picola constituye un importante yacimiento dentro de la Comunitat Valenciana.

El Museo del Mar de Santa Pola y los servicios territoriales de Cultura de Alicante realizaron informes favorables a la declaración de BIC al referido yacimiento. En cumplimiento de la ley 4/1998 del patrimonio cultural valenciano cualquier intervención en la zona delimitada del yacimiento arqueológico y su entorno deberá ser autorizada por la Dirección General de Cultura y Patrimonio.

Publicación La Cetaria de Picola y la evolución del Portus Ilicitanus

Santa Pola fue conocida históricamente en época romana con el nombre de Portus Ilicitanus (puerto de la importante colonia romana de Ilici, localizada arqueológicamente en La Alcudia de Elche). En él se pudo desarrollar una importante industria propia, derivada de los recursos marinos (seguramente ya desde el Ibérico Antiguo). Gracias a la abundancia de pesca y a las salinas próximas se crearon factorías que producían salazones (conservas de pescado) y garum (salsa derivada de los desechos del pescado, muy apreciada en la antigüedad y que se utilizaba como condimento en muchos platos) que se exportaban a otros lugares.

Entre los principales restos inmuebles excavados hasta la fecha se encuentra una muralla con torres de época ibérica y una factoría de salazones de época romana. La primera por su naturaleza entraría dentro del concepto genérico de edificación de carácter militar que la legislación actual considera como bien de interés cultural en atención al decreto de 22 de abril de 1949. La segunda en la actualidad posee la categoría de bien de relevancia local y está incluido en el Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos del PGOU actual de Santa Pola.

Fue el Servicio de Investigación Arqueológica del Museo del Mar de Santa Pola el que, a partir de 1987, comenzó la delimitación del amplio conjunto arqueológico. A partir de 1991 se desarrolló un proyecto hispano-francés (Museo del Mar – Casa de Velázquez – Centro Nacional para la Investigación Científica) para la excavación y análisis de las fases ibéricas del yacimiento. Entre sus resultados cabe destacar el descubrimiento del ya mencionado núcleo fortificado ibérico de los siglos V-IV a.C., con clara proyección empórica.

A partir del año 1997 un equipo de la Universidad de Alicante y el Museo del Mar acometieron la excavación y estudio sistemático de las estructuras romanas de La Picola, en especial los restos de la factoría de salazones, continuando las investigaciones para determinar la secuencia estratigráfica completa del asentamiento. Se distinguió en el Portus Ilicitanus un poblado-fortín ibérico de mediados del siglo V a.C. hasta el tercer cuarto del siglo IV a.C., ambientes domésticos de época augustea y siglo I d.C; almacenes del siglo II hasta mediados del siglo IV d.C, y una cetaria con dos fases de mediados del siglo IV d.C. hasta el siglo VI d.C.

Desde época ibérica el poblado fortificado hubo de hallarse fuertemente vinculado al núcleo de La Alcudia de Elche (Ilici), con la que estaría conectado. El núcleo romano de Santa Pola, el Portus Ilicitanus, quedaría enmarcado en el territorium de Ilici y, por tanto, dependiente de esta colonia. La fundación del Portus Ilicitanus pudo haber estado vinculada a la creación de la colonia de Ilici y a su necesidad de abrirse al Mediterráneo a través de un enclave que reuniese unas condiciones geográficas apropiadas con posibilidades de fondeo, resguardo frente a vientos (proporcionado por el cabo de Santa Pola) y proximidad a la urbe.

Los bienes muebles recuperados en la zona arqueológica son igualmente singulares y representativos de algunos de los periodos señalados, tanto en las intervenciones realizadas como en hallazgos casuales anteriores, mostrando la importancia y significación del yacimiento.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 
 

 

CARTAS AL DIRECTOR

CUANDO EL KARMA EMPIEZA A DEVOLVER A CADA UNO LO SUYO
Roque Miguel Alemañ Bonet 20 de noviembre
OBITUARIO JULIO BAEZA
Manuel Ortuño Cerdá-Cerdá 20 de noviembre
Es una vergüenza
Elvira Castro Plaza 6 de marzo
OCTUBRE, MES DE LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER DE MAMA
AECC SANTA POLA 8 de noviembre de 2019
¡URGENTE! PLAYAS LIMPIAS, OCÉANOS LIMPIOS
Miguel Ángel Bermúdez Gómez 8 de noviembre de 2019

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.