SOLIDARIDAD
 

Seis familias santapoleras forman parte del programa ‘Vacaciones en Paz 2018’

 
Viernes 3 de agosto de 2018 0 comentarios
 

El verano en Santa Pola, además de ser una época de calor donde son muchos los turistas que deciden pasar sus vacaciones en la villa marinera, también es el momento en el que llega el programa Vacaciones en Paz 2018. Este año, son 32 niños y niñas Saharauis los que han llegado tanto a la localidad como a Elche para compartir el día a día con sus familias de acogida desde el pasado cuatro de julio hasta el próximo nueve de septiembre. Durante dos meses disfrutarán de un ambiente relajado, divertido y rodeado de comodidades cotidianas en España pero que para ellos es algo extraordinario. Algo tan natural como encender la luz de la habitación, estos niños y niñas lo ven como un privilegio, dado que en el campamento de refugiados donde pasan sus días no disponen de electricidad ni de agua. En total son seis los que han sido acogidos por familias santapoleras.
La presidenta de la Asociación Ayuda al Sáhara, Ángela Carrillo, ha explicado el proceso de selección de familias, “nosotros les hacemos una entrevista e intentamos que cumplan unos requisitos mínimos, que básicamente es que tengan las condiciones necesarias para que estén bien y tenemos muy en cuenta que los niños estén con niños, en un entorno afín a ellos”. Los niños vienen durante tres veranos consecutivos en edades comprendidas entre los 10 y los 12 años. Este verano han llegado 5.000 a España, asegura Carrillo, quien comenta que “si hubiera más familias y ayuntamientos solidarios como el de Santa Pola y el de Elche, que pusieran dinero para poder pagar los viajes, podríamos empezar a los nueve años”.
“Estos niños y niñas están pasando sus vacaciones lejos de los 60 grados que se han alcanzado la pasada semana en los campamentos de refugiados. No solamente es vivir con estas temperaturas, es vivir con ellas sin condiciones: sin agua, sin luz eléctrica en todos los campamentos, con inclemencias añadidas como la arena o el siroco. Es muy difícil la vida de estos niños”, comenta Ángela Carrillo, a lo que añade que “si no existieran estas familias que abren sus casas y sus corazones a estos niños, que consideran como parte de su familia, esto sería imposible. Son el pilar fundamental de este proyecto”. Ángela Carrillo explica que hay familias que han acogido a los padres de los niños que han llegado este año, algo que tranquiliza a unos padres que ven cómo sus hijos vuelan a otro país con personas que no son de su entorno habitual.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

PAPELERAS YA
Paquita Durá Mollá 5 de octubre
¿HAY QUE SER GENEROSO CON LOS PENSIONISTAS?
Pedro Morante Gutiérrez 5 de octubre
VIDA DIGNA
Paquita Durá Mollá 5 de octubre
¿SANTA POLA SIGUE MUERTA?
Pedro Abascal 5 de octubre
CARTA ABIERTA CON RIMA, DEDICADA A LOS BAHIEROS DE SANTA POLA
Pedro Pérez Jeréz -Vilero- 21 de septiembre

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.