PLAYAS Y MEDIO AMBIENTE
 

Muro de posidonia para evitar el ataque del mar en nuestras costas

 
Viernes 20 de noviembre de 2015 0 comentarios
 

El Ayuntamiento de Santa Pola a través de las Concejalías de Playas, Limpieza, Cultura, Sostenibilidad y la Agencia de Desarrollo Local, en colaboración con el CIMAR y Urbaser, han puesto en marcha un Proyecto piloto en el municipio para la protección natural de las playas. El objetivo del mismo es analizar la evolución sobre el posible aumento del volumen de la arena y disminución de la erosión de la playa durante la temporada baja: noviembre, diciembre, enero y febrero.
Este estudio se va a enmarcar en un proyecto que está siendo solicitado en el marco del programa Interreg de la Unión Europea. Básicamente, explicaba la concejal de Turismo y Playas, Mercedes Landa, “este proyecto permitirá medir cómo la posidonia oceánica puede ayudarnos a preservar la arena de nuestras playas”.

¿Dónde?
Pero, ¿cómo puede medirse este impacto de una forma científica? Simplemente no recogiéndola durante los meses de estudio de la Cala III de Santiago Bernabéu (como playa urbana) y la Cala I del Cuartel (como playa no urbana). En las Calas I y II de Santiago Bernabéu y la Cala II Cuartel se mantendrá la recogida mensual de limpieza mecánica para la retirada de restos de posidonia. En ambos casos se realizarán mediciones para conocer los metros de superficie de arena en cada una de las playas elegidas, para analizar el aumento del volumen de la arena y la disminución de su erosión.
Alejandro Escalada, edil de Medio Ambiente, explicaba que “es una vuelta al pasado, pues la posidonia siempre ha protegido nuestro litoral. Aquí mediremos el efecto de los temporales y de diferentes fenómenos que degradan nuestras playas”. Todo lo que se ha intentado hacer anteriormente nunca ha llegado a buen término, “pero gracias al estudio del Cimar y de todos los organismos implicados, conseguiremos un estudio en profundidad”.

La gente ha de saber
Insistía la concejala de Playas que “la gente tiene que saber que no se trata de porquería, que no están estas playas sucias”. Para dejarlo aún más claro, colocarán carteles informativos en las calas donde no se vaya a recoger la posidonia, “para que sepan la actuación que estamos realizando y los beneficios de la posidonia”.
Escalada explicaba que en El Campello ya se han sumado a este proyecto piloto “y colocado los carteles. Pretendemos que el ciudadano comprenda que se trata de un proceso natural de la playas. Un concepto de playa sostenible, de mantenimiento ecológico y económico”. Landa apuntaba que en este proyecto colaboran cuatro países de la Unión Europea: Francia (Marsella), España (Santa Pola y Tabarca), Italia (Génova) y Malta. “Cada uno de ellos aportará una parte al estudio. Nosotros, además, aportaremos un estudio sociológico sobre la aceptación de la población sobre este tipo de iniciativas”. Alejandro Escalada confiaba en que “la gente lo va a entender, máxime cuando puede comparar y acudir a los paneles informativos”.

¿Por qué aquí?
Se ha optado por las Calas Santiago Bernabéu porque son las playas que más pérdida de arena han sufrido los últimos años a raíz de los fuertes temporales de viento y lluvia, “dejándolas prácticamente sin arena y con graves deterioros en sus equipamientos (lavapiés, pasarelas, cartelería, etc)”.
La posidonia oceánica está considerada como el ecosistema marino más importante del Mediterráneo. No sólo contribuye a mantener la calidad de las aguas de baño, sino que una vez muerta la planta, ésta sigue jugando un papel fundamental en la conservación de los ecosistemas costeros al frenar la erosión de las playas, siendo la principal fuente de sedimento arenoso.
No quería olvidar el gran trabajo realiazado por Urbaser en cuanto a la recogida y limpieza de playas y, especialmente, en el cribado de la arena, “que nos ha permitido recuperar las calas de Santiago Bernabéu durante el año pasado, así como muchas de las calas de Santa Pola del Este”. Se ha de tener en cuenta el agotamiento de los yacimientos de arena para la regeneración de las playas, convirtiéndose ésta en un recurso de alto valor ambiental “de ahí que sea importante dejar que los restos de la posidonia oceánica realicen su acción de barrera natural, protegiendo nuestras cosas”.

 
 

Portafolio

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 

 

CARTAS AL DIRECTOR

Es una vergüenza
Elvira Castro Plaza 6 de marzo
OCTUBRE, MES DE LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER DE MAMA
AECC SANTA POLA 8 de noviembre de 2019
¡URGENTE! PLAYAS LIMPIAS, OCÉANOS LIMPIOS
Miguel Ángel Bermúdez Gómez 8 de noviembre de 2019
PACO CONEJERO, POR FIN!!!
Batiste 14 de agosto de 2019
RESONETO DE LA 14ª CENA DE LA LUNA LLENA
Manuel Arroyo Martín 14 de agosto de 2019

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.