SERVICIOS SOCIALES
 

La información es la pieza clave de la acción antidroga

 
Viernes 21 de marzo de 2014 0 comentarios
 

La ciudadanía está tomando conciencia de la gravedad y problemática que acarrea el consumo de drogas y alcohol. Prueba de ello es que la Unidad de Prevención de Conductas Adictivas (UPCA), dependiente de la Concejalía de Servicios Sociales, ha visto aumentada la solicitud voluntaria de jóvenes para obtener el tratamiento adecuado con el fin de dejar el consumo de cannabis y se ha incrementado la atención al familiar que desea ayudar a sus allegados en diversas adicciones.
Raquel Hernández, técnico de la UPCA, explica que a las adicciones clásicas, como el consumo de drogas y alcohol, ahora se une la dependencia a las nuevas tecnologías. Para tratar este último aspecto fruto del cambio de los tiempos, Hernández informa a los familiares y jóvenes sobre privacidad, responsabilidad sobre la información que se comparte, uso responsable de las nuevas tecnologías y posibles riesgos que las redes sociales conllevan, en especial para los menores.

Novedades 2014

Y como adaptación de los servicios municipales a los cambios sociales, la UPCA afronta 2014 con algunas innovaciones, además de la actividad en cuatro niveles: familiar, comunitario, laboral y escolar. Una de las próximas acciones novedosas será la Semana de la Salud.
Como innovación, se crea un Programa de Consumo Responsable de Alcohol, cuyo eje será la educación en ocio saludable y que se enmarca en el Plan Nacional sobre Drogas. Ligado a él se sitúa la Campaña Coneixement, de fomento del asociacionismo juvenil para la prevención del consumo y la promoción de la cultura, el deporte y la salud como alternativas a la adicción.
La técnico Raquel Hernández y la edil de Servicios Sociales, Ana Blasco, coincidían en la valía del deporte como herramienta para la desintoxicación y el ‘desenganche’ de sustancias adictivas. No en vano, el deporte será uno de los pilares primordiales del II Plan Municipal sobre Drogas, de carácter cuatrienal y que actualmente se encuentra en elaboración.

Nivel comunitario

Como se decía al comienzo, se ha incrementado la atención a familiares. El Servicio de Atención, Información y Derivación de Conductas Adictivas observa cómo cada año aumentan las solicitudes de familiares a este servicio incluido en el nivel de actuación comunitario.
El mencionado servicio establece el nivel de gravedad de las mismas y deriva los casos a los profesionales pertinentes. Además, “proporciona a los familiares las herramientas para manejar la problemática concreta y asesora sobre qué pautas seguir”, en palabras de Hernández.
A nivel comunitario también se está trabajando con ASARE, en un proyecto de dinamización de la Asociación de Alcohólicos Rehabilitados que comenzó en 2013 y se lleva a cabo la Campaña de Prevención y Riesgos del Consumo de Alcohol.

Nivel familiar

En este escalón se encuentra el Servicio de Orientación y Atención al Familiar, que se oferta a la Escuela de Padres. Este servicio organiza la Escuela de Padres Virtual ‘En Familia’, un foro interactivo de ocho sesiones en que los familiares encuentran ejercicios semanales supervisados por expertos además de información sobre aspectos relacionados como la comunicación con los hijos.
Blasco resaltaba la necesidad de la actuación municipal a nivel familiar, “puesto que muchos padres no saben cómo actuar, en qué momento hablar con sus hijos ni cómo hacerlo y aquí se les dan las herramientas necesarias para ello”.

Nivel escolar

Toda la etapa educativa es una oportunidad indispensable para reforzar la prevención en conductas adictivas como complemento al resto de actores socializadores del joven. De ahí, la conveniencia de comenzar en Primaria. En esta etapa se lleva a cabo el Programa de Banco de Herramientas por el cual, a través de material audiovisual se trabajan habilidades sociales y cognitivas (como la solución pacífica de conflictos, el manejo de la ira o aprender a decir “no”).
En esta etapa educativa también se realiza la acción Prevenir para Vivir, que persigue el mismo objetivo que la anterio, pero con una metodología diferente, centrada en fichas individuales de los alumnos.
Primaria y Secundaria comparten el ciclo de cine Educación en Valores por el que, a través de cintas como “A tres metros sobre el cielo”, los alumnos aprenden valores universales y actitudes ante la vida y los problemas.
La actuación estrella en Secundaria son las Charlas y Talleres de Prevención. “Durante el primer ciclo se trabajan nuevas tecnologías y alcohol y, durante el segundo, se abordan el alcohol y las drogas desde la perspectiva de género”, explica Hernández porque “las razones del consumo varían entre los chicos y las chicas y porque aumenta el número de mujeres de quince años que consumen sustancias adictivas”.
Secundaria y Bachillerato participan en el protocolo de atención a alumnos y familiares de alumnos tendentes al consumo dentro del Plan Previ de la Generalitat Valenciana. Ya en Bachillerato, se ha puesto a disposición de los alumnos un buzón sobre drogas en el que los alumnos depositan sus dudas y consultas.

Sustancias y perfil

A nivel nacional ha aumentado el consumo de alcohol en menores de entre 12 y 15 años. “Este dato nos muestra la necesidad de trabajar en la educación en edades tempranas y en la prevención porque el objetivo es retrasar la edad de inicio de consumo de drogas y alcohol y lograr un consumo responsable”, explica Hernández. En la otra cara de la moneda, ha disminuido el consumo de cocaína.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

Supresión de estacionamientos para discapacitados
Virgilio Gómez Arjona 17 de noviembre
Separatismo
Manuel Arroyo Martín 7 de noviembre
Lo que debe hacer Puigdemont
Pedro Morante Gutiérrez 7 de noviembre
Aclaración
Pedro Olivares Martinez 7 de noviembre
Despilfarro de agua
Miguel Ángel Bermúdez 15 de septiembre

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.