URBANISMO
 

Hundimiento, sin víctimas, de un balcón en Playa Lisa

 
Viernes 20 de febrero de 2015 0 comentarios
 

Alrededor del mediodía del domingo pasado, se derrumbó un balcón de un edificio de dos plantas (con cuatro viviendas), situado en la Avenida Vicente Blasco Ibáñez, en la zona de Playa Lisa. Concretamente, una de las casas que se encuentran en la misma playa.

Afortunadamente, tal y como explicaban a este medio fuentes municipales, no hay que lamentar víctimas mortales, “ya que los residentes habituales de la vivienda estaban fuera de la misma en el momento del desplome”. Un ciudadano que se encontraba en las inmediaciones sí que resultó herido leve tras el impacto de unos pequeños restos en su espalda, tal y como fue comunicado al Periódico Santa Pola por otras fuentes.

Problemas estructurales

Tras recibir el aviso por parte de los vecinos de la zona, los servicios técnicos municipales, así como la Policía Local, se trasladaron a la vivienda para acordonar la zona y evitar posibles heridos, así como comprobar el estado de la vivienda y aclarar el motivo del derrumbamiento.. Los técnicos del Ayuntamiento están realizando un análisis y valoración de lo acontecido, apuntando, inicialmente “a problemas estructurales ocasionados por la corrosión de las vigas que sustentaban la terraza. Problemas ocasionados por el salitre y la humedad”.

A tenor de lo sucedido, la edil de Urbanismo, Lola Gadea, instaba a una mayor concienciación por parte del ciudadano de la necesidad de llevar al día la Inspección Técnica de Edificios, la cual han de pasar todas las viviendas, con más de cuarenta años, de forma obligatoria. “Estas inspecciones”, señalaba Gadea, “tienen un carácter preventivo”.

Del mismo modo, aclaraba la concejal que “el boom inmobiliario de Santa Pola se produjo en los años sesenta, por lo que estamos hablando de que gran parte del parque de viviendas tiene más de cuarenta años. Calculamos que vendría a representar el sesenta por ciento de todas las existentes en el municipio”.

Lola Gadea mencionaba que, si hay un aspecto positivo dentro de lo sucedido, éste no es otro que la ausencia de víctimas. Por otro lado, recordaba que el Ayuntamiento emprendió hace más de un año una campaña de Rehabilitación de Edificios de más de 40 años. Una acción que refrenda “el esfuerzo del Ayuntamiento por adelantarse y prevenir este tipo de sucesos. Lamentablemente, el Consistorio no puede dar el ciento por ciento de cobertura porque la obligación última de realizar la inspección y las obras es del propietario”.

2.000 cartas

Durante esta acción ha mandado 2.000 cartas personalizadas a todos los propietarios de este tipo de inmuebles, “con teléfonos de información para que todos los vecinos puedan consultar sus dudas y realizar las inspecciones técnicas de su edificio. Todo con el objetivo único de garantizar la seguridad ciudadana”.

Asimismo, recalcaba que para poder ayudar a las familias a que se cumpla la ley de conservación de inmuebles, “el Ayuntamiento hace un esfuerzo económico bonificando la licencia de obra de rehabilitación en un 90%”. “Cada día tenemos una media de 15 a 20 inspecciones de edificios registradas en el Consistorio”, confirmaba Gadea, que a su vez, manifestaba que “el nivel de colaboración de los vecinos está siendo bueno”. Finalmente, la concejala garantizaba que una inspección no supone un coste excesivamente oneroso “puesto que siempre es mejor prevenir y detectar posibles patologías y que éstas puedan resolverse con un mínimo de desembolso, que no que se de lugar a un deterioro con desemboque en consecuencias más graves, como las acaecidas el domingo en Playa Lisa”.

Como la ITV de los coches

Roberto Mira forma parte de Estudio Mirgal, una oficina técnica donde cubren todo tipo de proyectos, ya que su trabajo, el de ingeniero, se une al de un arquitecto. Mira explica, en líneas generales, cómo se desarrolla una Inspección Técnica de Edificios (ITE), aplicable tanto a grandes comunidades como a viviendas unifamiliares.

Compara la ITE con la ITV para los vehículos, una inspección que garantiza la seguridad del mismo. En primer lugar, declara, “revisamos que todo esté correcto a través de una inspección visual”. Se inspeccionan todas y cada una de las partes del edificio, desde el sótano hasta la azotea, “sin analíticas o pruebas en esta parte, si es que no aparece ninguna patología”.

Patologías más comunes

Las patologías más comunes en Santa Pola pueden detectarse a simple vista pues “es muy común que, por la zona en la que estamos, los edificios presenten estructuras oxidadas, que el hormigón se haya ido con el tiempo, se haya descorchado, y se vea el acero”. Estamos pegados al mar y, “a la humedad del suelo se une cimentaciones de sólo un metro y medio o dos metros de profundidad. Cerradas, sin un garaje, por lo que no tienen transpiración alguna. Aquí es cuando, tarde o temprano, aparecen los problemas”.

Toda vez que se ha realizado esta inspección, se redacta un informe en positivo o bien si se necesita una rehabilitación. “Si hablamos de este último caso”, explica, “pasa a tomar el mando un laboratorio especializado, que hará las pruebas oportunas en la zona afectada”.

Posteriormente, el laboratorio determina si la estructura tiene aluminosis o cualquier otro daño, procediendo a realizar con los datos obtenidos un proyecto de reparación. “Aquí vuelven a entrar los técnicos, el ingeniero o arquitecto, para redactar el mencionado proyecto de rehabilitación estructural”.

A nivel casuístico, cuenta que ha inspeccionado edificios en Santa Pola donde el forjado “estaba completamente hundido, por culpa de un mal mantenimiento. La reparación que tuvimos que fue de gran envergadura, consistente en rehacer el suelo otra vez, tirarlo todo abajo. Si se hubiera hecho un simple mantenimiento podríamos decir que habría costado hasta cincuenta veces menos”.

En el caso del balcón de Playa Lisa ocurre algo similar, “la corrosión que lleva el agua salina puede evitarse si se coge a tiempo”.

 
 

Portafolio

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

MEMENTO MORI
Pepe Martínez Fuentes. Un simple vecino de Santa Pola. 6 de julio
MOCIÓN SOBRE LOS TRANSPORTISTAS
LUISA SEMPERE 15 de junio
APROVECHATEGUI
PEDRO MORANTE GUTIÉRREZ 1ro de junio
AGUR (ADIÓS), JOSÉ MARÍA ÍÑIGO
MIGUEL ÁNGEL BERMÚDEZ Miguel ángel Bermúdez 1ro de junio
DEJADEZ PLAYA LISA
JUAN PASCUAL IBÁÑEZ 1ro de junio

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.