DERECHOS HUMANOS
 

El ‘Estelle’ fondea en Santa Pola en su rumbo a Gaza por los derechos humanos

 
Viernes 14 de septiembre de 2012 0 comentarios
 

Por desgracia no estamos hablando de la primera ni de la segunda, sino de la Tercera Flotilla ‘Rumbo a Gaza’. El objetivo tanto de ésta como de las dos anteriores no era sino poner el acento en la “contínua violación de los derechos humanos en la franja de Gaza por parte del estado de Israel”, así se expresaba Manuel Espinar, coordinador estatal de esta aventura. Así, y con un barco armado por la asociación sueca de apoyo a Gaza, cargado de intenciones y armados de mucho valor (es un carguero reconvertido en velero y cuyo estado, pese al coste, no es el mejor de los esperados), 17 personas de nacionalidades sueca, finlandesa, española y noruega, ponen proa a un destino conocido, pero a un resultado incierto.
“La primera de las flotillas fue abordada, con un resultado de cinco muertos, por la armada israelí, la segunda quedó varada en Grecia porque, aseguraban, no se permitía partir a barcos a zonas de conflicto desde sus costas. En esta tercera tenemos la esperanza de que no ocurra, entre otras cosas porque el barco viajará directamente desde Nápoles”, aseguraba el Espinar.

Muchos son los motivos

Ali Hamad, palestino nacionalizado español, profesor y vecino de Santa Pola desde hace treinta años se embarcó simbólicamente el martes con destino al puerto de Alicante. El motivo no es otro que concienciar, “que la gente conozca lo que está pasando más de un millón y medio de personas encerradas en 160 kilómetros cuadrados”. Hablaba Hamad de que en hacer un trayecto de poco más de diez kilómetros “la gente tarda cuatro días... o cuarenta minutos, depende de quién esté en el control. De hecho, hay muchas mujeres que han tenido que dar a luz allí mismo”. Y no precisamente, indicaba, “a niños sanos, sino con deformaciones por culpa del fosfato en las bombas del ejército israelí”.
Insistía en la necesidad de este tipo de iniciativas (que de momento ya ha tenido donaciones y recaudado en actos y conciertos la suma aproximada de un millón de euros) para “concienciar a los gobiernos cómplices de una situación insostenible y que se arrastra en el tiempo”. Y es que la falta de esperanza de vida, las condiciones de los niños pequeños, la inseguridad, insalubridad y falta de oportunidades de la gente “es lo que lleva a consecuencias, a acciones fatales... porque ya no hay nada que perder”.

Esperanza y fraternidad

Ese primer rayo de esperanza sale del trabajo, la sonrisa y los corazones de todos aquellos que componen la dotación del barco. Como Nils Johan Sjöström (él mismo se ríe de la impronunciabilidad de su apellido), cocinero del barco que hará su travesía hasta Barcelona “porque hay que volver al trabajo”. Un trabajo, por cierto, muy social, puesto que trabaja de cocinero en el bar de un centro cívico (o “casa okupa”, según se mire) en Noruega. “En mi adolescencia era un punk muy enfadado con todo el mundo, quería romper con todo, y me fuí allí... quién me iba a decir que toda esa ira y frustración acabaría volcada en creatividad culinaria”. Preguntado a cerca del motivo, del porqué de enrolarse lo tiene bien claro pues “hay que defender al débil, hay que terminar con esta situación insostenible de ausencia de derechos humanos”.
Del mismo modo piensa Luz García, enfermera del barco y que ha sido la encargada de velar por la salud de marineros y tripulantes. “Todos está bien, el problema es que faltan algunas cosas en el barco. Pero seguiremos hacia delante”. Preguntada sobre la posibilidad de que esta expedición acabe mal guarda silencio aunque, al rato, confiesa que tiene esperanzas en que “esta vez podamos conseguirlo. Si el mundo pudiera darse cuenta que, al igual que en el barco, la gente de distintas culturas, idiomas, experiencias vitales y formas de pensar pueden resolver sus problemas mediante el diálogo y trabajar unidos por sacar un proyecto ilusionante para delante la cosa iría mucho, mucho mejor”. Finalmente, apuntaba, “lo más importante es la libertad”.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

NUESTRA YA TRADICIONAL CENA DE LUNA LLENA. CARTA ABIERTA
Manuel Arroyo Martín 7 de diciembre
AL COMPAÑERO RUBÉN CANALES
José Miguel Zaragoza Fernández 30 de noviembre
AUMENTO DEL SALARIO MÍNIMO
Pedro Morante Gutiérrez 16 de noviembre
SANTAPOLEROS DE BUENA FE
Pedro Pérez Jerez - Vilero - 16 de noviembre
A BUENAS HORAS
Pedro Morante Gutiérrez 16 de noviembre

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.