IGUALDAD
 

El Desfile del Orgullo Gay, una marcha para reivindicar el derecho a amar

 
Viernes 8 de julio de 2016 0 comentarios
 

Aunque a nivel nacional se celebraba el pasado 2 de julio, desde algunas asociaciones y colectivos de la zona se solicitó al Ayuntamiento que el Día del Orgullo Gay tuviera lugar en Santa Pola el día 9, con el fin de que éstas pudieran acudir a los actos programados en la capital del reino.
A cierre de esta edición, está confirmada la presencia de colectivos de Elche y Vega Baja, Alicante aún no ha confirmado de forma oficial, pero se ha pasado la invitación a todos los municipios colindantes y de la comarca.
Samuel Ortiz, concejal de Igualdad, explicaba que la fiesta arranca a partir de las 19.30 horas, con una concentración en la Glorieta, la cual estará amenizada por una batukada, “con animación y una gran cantidad de colorido”. A partir de las 20.00 horas, dará comienzo el Desfile, la cual trascurrirá por las calles Elche, Ramón y Cajal, Espoz y Mima, Alejo Bonmatí, La Antina, Almirante Antequera y, de nuevo, a la Glorieta.
Desde ahí, ya fuera del Desfile propiamente dicho, “podremos bajar a la Feria de Artesanía, a disfrutar de una cervecita artesana antes de la fiesta que se tiene programada en la calle Alejo Bonmatí”. Concretamente, se cerrará la calle entre Muelle y Sacramento, “que se prolongará hasta las dos de la mañana, con dos mujeres DJ a los platos y animación de Drac Queen”.
Ortiz animaba a toda la ciudadanía a que fuera partícipe de esta iniciativa, “porque el objetivo es visibilizar los derechos y, sobre todo, la libertad afectivo-sexual a la que deberían tener acceso todas las personas”. Por otro lado, es un día de color y alegría, pero también de denuncia “ante las agresiones que se han producido. No sólo en el estado español, también en Orlando, Estados Unidos”.

La homofobia, existe
La homofobia existe, es una realidad que necesita ser atajada, “siendo la mejor forma la visibilización de lo derechos LGTBIQ (Lesbianas Gays Transexuales Bisexuales Intersexual y Queer)”. Esta participación que pide Samuel Ortiz, no viene siendo otra cosa que “adquirir un compromiso, defender unos derechos”.
Pese al carácter inclusivo y positivo de este tipo de convocatorias, hay algunos que critican las mismas, alegando que “por qué no hay un desfile del orgullo hetero”. A este respecto, contestaba Ortiz que “la heterosexualidad está normalizada. A nadie lo matan por ser heterosexual, pero sí en el caso contrario y en varios lugares del mundo, entre ellos Estados Unidos”.
Por suerte, la sociedad santapolera es abierta y está concienciada, “sin embargo, cuando acudimos a los institutos vemos que, aunque no hay una manifestación explícita y extrema de rechazo, sí que comprobamos actitudes de desprecio”, señala Mati P. Quislant, técnica de Amics. “¡Ése es un maricón! En tono despectivo, como insulto, es lo que más observamos”, declara.

No sólo agresiones
Comprueban que, además del lenguaje, existen actitudes de rechazo, “sobre todo cuando un hombre ve a otro hombre homosexual. Hace el gesto de arrimarse a la pared, o dice expresiones como ‘no tires el jabón”. Samuel Ortiz sí que afirmaba que “en Santa Pola se han dado casos de agresión psicológica y verbal. No física, de auténticas palizas, pero también son preocupantes”.
Consideran que, aún hoy en día, para un adolescentes sigue siendo difícil expresar su orientación de forma abierta, “aunque cada vez menos, por suerte”. Desde la perspectiva de ambos “hay que vivir la sexualidad de una forma abierta. No salir del armario significa que no sales a la sociedad. No salir del armario es sinónimo de sentirse ahogado, presionado. Es una decisión personal, eso sí, pero cuando no se sale del armario por miedo o coacción no es vivir libremente, es vivir oprimido”.
Finalmente, Samuel Ortiz es rotundo al resaltar que “la orientación sexual de cada personas entra dentro del apartado particular. Ni la iglesia ni el estado deben dictaminar cuál es la orientación sexual válida”.

Katerina S.: “Hay mucha más libertad aquí que en Miami”

Katerina S., ciudadana de Estados Unidos que visita Santa Pola estos días, asegura que “en España, hay mucha más libertad sexual”, aunque depende de la zona. Esta misma tolerancia se puede ver en ciudades norteamericanas como San Francisco, “porque en Miami, donde vivo, no tanto”.
Aquí ha podido vivir plenamente su sexualidad, “y reconozco que he tenido que adaptarme a una cultura más abierta porque, pese a vivir en Miami, la cultura hispana es más cerrada”. Asegura que, pese a todo, no existe la plena aceptación social, “pero sí más en la gente joven”.
Anima a la gente a que acuda al Desfile “porque las cosas están cambiando y participar en él, aunque no sean gays, representan un apoyo social, aunque no necesariamente se comparta la orientación. Es importante pedir los mismos derechos”.

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 

Artículos relacionados

 
 

CARTAS AL DIRECTOR

Despilfarro de agua
Miguel Ángel Bermúdez 15 de septiembre
PROFES DE RELI UNIDOS
Profesores de Religión de la Provincia de Alicante 15 de septiembre
LAS DOS, LAS TRES
Bernardino Gago Pérez 11 de septiembre
LAS VÍCTIMAS SON NECESARIAS
Pedro Morante Gutiérrez 11 de septiembre
IN MEMORIAM
Vicente Luis Valero 1ro de septiembre

Periódico Santa Pola © Copyright 2016, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.